domingo, 9 de abril de 2017

Renuncio

A las horas interminables
Nunca mías
A la falta de coherencia
Al hacer por hacer
A la cara bonita
Al trato déspota
Cinismo absoluto
Renuncio al dinero seguro
Al creerse más que alguien o algo
A la responsabilidad asumida
Mal pagada
A las horas extras
Renuncio a la puntualidad
Al orden, a la caja diaria
Renuncio mil veces
A la opresión capitalista
Y por fin respiro
Y miro en perspectiva
Todo eso me tenía presa
Casi autómata
Casi muerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un día cualquiera sin trabajo

Esa mañana despertó con la certeza y la duda Esa dualidad ridícula suele invadirla Y la retiene frente a un espejo por segundos eternos c...