viernes, 13 de octubre de 2017

Primer libro

Prólogo
Marta suelta palabras.
Más que un árbol que libera hojas al viento, ella las suelta con precisión, marcada en una ruta aérea que sale desde su ser profundo y te atraviesa con mucha ternura.
Marta las retuvo por mucho tiempo, las hizo fuego y aire. Pero volvieron, en libretas, papeles sueltos, hojas que encontraron su cauce y esa ruta aérea las volvió a conectar con una esencia más, que ella puede compartir.
Marta escribe poesías y relatos y convida en este libro una primera selección de muchas próximas. Que el fuego se haga ahora en los ojos de quienes la leen.
Escribe en su manera de habitar el mundo. Lo embellece. Lo escudriña, lo sana, lo modela en greda, piensa y siente. Ahora lo dice.
Marta hace de una semilla un jardín, de una pared poesía, de una piedra una casa, de las palabras un libro anádromo.
Jimena Vera Psaró



Noctambula antojada

En algún lugar  corría en busca. En algún multiverso descalza busca mantecol. En algún lugar del multiverso corría d...